Caillech, Reina del Invierno

reina-hada-de-invierno

Antiguamente, en Escocia durante la víspera de Shamain, Caillech la reina de las hadas de invierno, releva a Carlín en el gobierno de la Naturaleza.

Poco a poco, el paisaje otoñal, iba dejando paso a los vientos fríos, la escarcha y los hielos de invierno. Las altas cumbres se cubrían de nieve y todo parecía entrar en un profundo letargo, hasta el despertar de Beltane, la festividad del fuego.

Cada año, el llegar del invierno es un momento mágico y hermoso. El suelo se endurece con el hielo y Caillech se adueña de los campos y de las montañas silenciosas, solo perturbadas por el silbido del viento y cubre el paisaje con un manto blanco.

 En algunas planicies nórdicas, Caillech se conoce con el nombre de Reina de las Nieves. De ella se dice que es fría e implacable y que conduce un trineo blanco arrastrado por dos corceles blancos a través del solitario invierno. En Alemania, la estación invernal está gobernada por la amable Frau Hölle, que todos los años sacude su edredón con fuerza, las plumas salen de su interior y se convierten en pequeños copos de nieve a medida que van cayendo al suelo. En Rusia, en cambio, el dueño y señor del invierno es el padre frío, que agita los vientos y las tempestades de nieve sobre las grandes estepas, con una furia inusitada. paisaje invernalCaillech, se sirve a menudo de su corte de hadas y elfos para realizar sus tareas invernales. Las Villas por ejemplo, salvan a los hombres que se extravían en las altas cumbres nevadas y algo parecido sucede con los Barbegazi, que hacen sonar un potente cuerno para advertir a los hombres y a los animales del peligro de los aludes que están a punto de desprenderse.

En algunos lugares Caillech, se presenta como una bruja de larga cabellera blanca y el rostro azulado por el frío; en algunos relatos del suroeste de Munster, se cuenta que, mediante un hechizo, Caillech se convierte en una hermosa joven al llegar la primavera. Los hombres de hielo, súbditos de Caillech, tienen los pelos de las barbas y las uñas de los dedos como afilados carámbanos de hielo, y su aliento levantan furiosas ventiscas. Su carácter frío  puede ser peligroso para los humanos, pues si se enojan pueden convertirlos en témpanos de hielos o muñecos de nieve.

¡Que la Magia Amorosa de la Naturaleza Transforme Tu Corazón!

Envía tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.