La misión de las Vacas

Diana Cooper’s March 2019 Newsletter

Cuando hubo un salto dimensional hacia la edad de oro de la Atlántida, las vacas fueron uno de los primeros animales en encarnar en servicio a la humanidad. Se originan en Lakumay, la parte ascendida de Sirio, y llegaron a ofrecernos su leche.

En ese momento, su leche estaba perfectamente en sintonía con nuestras necesidades porque la hierba y las flores silvestres que consumían tenían una frecuencia mucho mayor de lo que son ahora. El agua era pura y bendita también.

Como seres de la quinta dimensión, las vacas traen el amor incondicional y la divina luz femenina del Rayo Dorado de Cristo que se lleva a cabo en Lakumay. Nos lo pasan a través de su leche.

Las vacas son estables, maternales y de crianza, mientras que los toros demuestran poderes masculinos. Cuando originalmente se encarnaron en la Atlántida dorada, fueron tratadas como parte de la familia. Fueron amadas y cuidadas y se agradeció a las vacas por su rica leche. Fue sólo cuando el planeta se volvió tridimensional que fueron tratadas como mercancías. Los humanos trataron a las vacas tan mal que se estresaron y se abrieron a la enfermedad. Finalmente, sufrieron la enfermedad de las vacas locas y, debido a eso, matamos a miles de ellas.

En ese momento, el alma de nuestro ganado estaba discutiendo con el Consejo Intergaláctico si debían retirarse de la Tierra y seguir experimentando en otro planeta de su elección.

¡Qué agujero tan horrible hubiera sido para el plan para la Tierra! ¡Qué terrible karma para la humanidad!

Eventualmente, las vacas fueron sacrificadas en piras ardientes y las llamas ayudaron a transmutar algo del dolor y el karma. Y, en respuesta a las oraciones de la humanidad despierta, acordaron quedarse por el momento.

El Arcángel Fhelyai, el ángel de los animales y sus huestes de ángeles amarillos soleados, se vertieron en el planeta para ayudarlos a ellos y a todos los demás animales.

Visualización para Volver a conectarse con las vacas en la Atlántida Dorada

  • Encuentra un lugar donde te sientas cómodo y tranquilo.
  • Enciende una vela si es posible para aumentar la frecuencia.
  • Cierra los ojos y deja que tus párpados se sientan pesados, muy pesados, mientras respiras más profundamente.
  • Un brillante puente dorado está apareciendo frente a ti.
  • Sabes que esto es una puerta de entrada a la increíble era de la Atlántida Dorada.
  • Cruza el puente sabiendo que estás siendo guiado y sostenido por los ángeles.
  • Al llegar al final del puente, verás la Atlántida Dorada delante de ti.
  • Todo resplandece con un aura dorada: los árboles, la hierba, las casas redondas que se agrupan, el agua que fluye, las aves, todo.
  • Con asombro y deleite, entras en la tierra y de inmediato te sientes bienvenido y feliz.
  • Cuando te acercas a una de las casas redondas, puedes escuchar música hermosa, risas llenas de alegría y el tintineo del agua que fluye.
  • El jardín es un colorido pasto en flor con perfumadas flores silvestres.
  • Una familia está jugando bajo el sol. Padre y madre, tres niños y tres perros chapotean en un estanque puro y claro. Son observados por su gato negro, un caballo, una vaca, una oveja y una cabra, que descansan juntos debajo de un árbol.
  • La familia te llama para unirte a ellos y tú nadas en el agua con ellos.
  • Entonces la vaca satisfecha se acerca a ti y te mira con ojos marrones líquidos llenos de amor.
  • La acaricias y te maravillas con su aura dorada brillante.
  • Te dice telepáticamente que sirve a la familia con amor, ofreciéndoles leche rica para queso y mantequilla. A cambio le dan cobijo, hermosos pastos y gratitud amorosa.
  • Todos están contentos y todos aman estar en la Tierra.
  • La madre, amablemente le pregunta a la vaca si puede tomar un poco de leche para ti y la vaca está de acuerdo.
  • La madre ordeña la leche y te la ofrece en una taza. Esta leche está perfectamente calibrada para una vibración de quinta dimensión y la recibes con agradecimiento.
  • Mientras bebes el elixir de la quinta dimensión, sientes cómo cada célula de tu cuerpo se ilumina.
  • Caminas de regreso por el puente con una conexión profunda con el reino de las vacas. Esta luz y este amor están ahora en tu aura.
  • Cuando veas una vaca en el futuro, la energía en tu aura les recordará quiénes son realmente. Marcarás la diferencia.

~ Diana Cooper boletín de febrero 2019

¡Que la Magia Amorosa de la Naturaleza!

 

Envía tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.