Las ceremonias de Bendición ayudan a la Madre Tierra

El propósito de una ceremonia de bendición es ofrecer tu amor y gratitud de manera enfocada. Puedes hacerlo tú mismo en cualquier momento que elijas o puedes hacerlo con amigos y familiares.

Este tipo de ceremonias, como todas las ceremonias sagradas, tienen la intención como su ingrediente más importante.

A veces, la simplicidad de una ceremonia es la forma más elegante y poderosa de ofrecer una bendición a nuestra Madre Tierra.

– Bendición de la comida

Esto solía llamarse “decir gracias” y, ciertamente, todavía podemos llamarlo así, pero no importa qué término uses el punto principal es hacer una pausa y apreciar la comida que tienes delante de ti.

A menos que hayas traído la planta de tu propio jardín o huerto y, si hay carne, a menos que hayas sacrificado al animal y hayas preparado su carne para comer, a menudo estás sólo a unos pasos del proceso de cómo llegó a la mesa.

Hacer una pausa y decir una oración de agradecimiento en voz baja si estás con otros o hacerlo con ellos, si están dispuestos a unirse a ti, puede ser algo realmente sencillo.

La oración es algo así:

“Gracias, Creador, gracias, Madre Tierra, por este alimento que estoy a punto de tomar. Gracias por los seres que dieron sus vidas para que yo pueda continuar con la mía por otro día más. Por favor, bendice la esencia de espíritu de las plantas y los animales cuyos cuerpos estamos a punto de comer y gracias por limpiar la comida de cualquier energía negativa [esto es importante si estás comiendo fuera].

Gracias por este alimento que nutre mi cuerpo y mi espíritu para que pueda avanzar y alimentar a otros a través de mi ejemplo.”

-Apreciación del agua

No es frecuente que hagamos una pausa para apreciar lo que los nativos americanos han llamado nuestra sangre vital.

El agua es más esencial para nuestra salud y bienestar que los alimentos.

Podemos pasar días sin comida, pero no tantos días sin agua.

Podemos hacer este simple gesto de apreciación solos o con otros quienes deseen acompañarnos en ello.

Toma un vaso lleno de agua, preferiblemente agua de manantial. El agua filtrada sería una segunda opción.

Asegúrate de que esté en un recipiente de vidrio, no de plástico.

Mantén el agua en alto y, mientras lo haces, lleva a cabo una oración de agradecimiento a los océanos, a los ríos, a los arroyos y a la Hermana Lluvia por traer a ti esta agua en este día.

Gracias al Creador y a la Madre Tierra.

Cuando estés listo, bebe lentamente el agua del vaso.

Observa cómo entra en tu cuerpo, atraviesa la lengua y el paladar, baja por la garganta y llega al estómago. Cuando hayas terminado, coloca el vaso hacia abajo y, por unos momentos, haz una pausa de profunda apreciación por esta sustancia maravillosa y necesaria.

Fuente: Steven D. Farmer.  “Magia de la Tierra”

¡Que la Magia amorosa de la Naturaleza Transforme Tu Corazón!

 

Curso de Hadas GRATIS – Escucha más de 12 sesiones sobre el reino feérico

¿Te gustan los ángeles? son grandes amigos y compañeros amorosos

CURSO ÁNGELES, ARCÁNGELES Y SERES DE LUZ ***gratis***

Tú puedes ser Angeloterapeuta

Envía tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .