¿Sabes que la celebración del día de San Juan y el mundo mágico de las hadas tienen mucho en común?

El cuento de El Hada de San Juan

Te explicamos el cuento de El Hada de San Juan para puedes compartir con tus hijos. ¡Descúbrelo!

“Sara era una niña muy ágil e inquieta. Bombardeaba a los adultos con preguntas, caminaba con movimientos que parecían sacados de una coreografía y reía con una carcajada que lograba contagiar a cualquiera. Además, siempre conseguía todo lo que se proponía. “Esta niña es pura energía”, decía siempre su madre. Pero a Sara le faltaba algo. Se sentía muy solita y quería compartir sus divertidas aventuras con alguien. Quería un hermanito, pero lo quería ¡ya!

Sarita ya había cumplido los seis años cuando tuvo su primer encuentro con el mundo de las hadas. Fue una tarde de domingo, en el jardín de su abuela, mientras el resto de la familia hacía la siesta. “¡Qué aburrido, todos duermen!”.

El verano ya se asomaba. Era víspera de San Juan. La lluvia se hizo presente cerca de media hora. El jardín olía a tierra fresca y había pequeños charcos que parecían espejos brillantes a los ojitos de Sara. Se acercó a uno de estos espejitos para contemplar lo que ella denominaba: el mundo al revés. En eso estaba cuando, de pronto, vió que, en el reflejo, había alguien más.

Era un ser hermoso y diminuto, que desprendía una luz y un calorcito que a Sara le relajaba. Sin duda, se trataba de un hada. “Hola, soy el hada del verano y estoy aquí porque tú deseas algo con locura. Tu deseo me ha atraído hacia ti”, le dijo el hada sonriente. “Sí”, contestó la pequeña, “¡quiero un  hermanito!”.

El hada del verano volvió a sonreír y empezó a hablar: “Pues bien, tienes que untar tus deditos en el agua de este charco. Después, tienes que buscar a tu mamá y marcar en su tripita la inicial del nombre que deseas para tu hermanito. Esta noche es especial. Es la noche de la verbena de San Juan. Antes de acostarte, ve y bésale la barriga a tu mamá”.

Así lo hizo. Su madre dormía la siesta y Sara escribió con agua del charco una gran “J” en la barriga de su mamá. Por la noche, antes de dormir, se despidió con besos por partida doble. Su madre se sorprendió de su actitud, pero al cabo de un ratito, ya no se acordaba.about:blank

Ahora, la casa de la abuela está más alegre y el aire huele a dulce bizcocho. Sara ayuda en la cocina a preparar deliciosos pasteles para celebrar San Juan. Celebra que llega el verano y el santo de su querida hermana, Juana.  “Mi Juani, la más guapa de todas, la de ojitos de hada”, aclara Sara cada vez que habla de su hermanita.

Una vez que los pasteles ya están dispuestos, Sarita coge del brazo a su hermana y, juntas, dejan un trocito de bizcocho en el jardín. Se ríen con complicidad, mientras su madre y su abuela las espían desde la ventana, sin entender por qué cada año hacen lo mismo”.

Cuento de Gloria Quevedo

¡Que la Magia amorosa de la Naturaleza Transforme Tu Corazón!

Curso de Hadas GRATIS – Escucha más de 12 sesiones sobre el reino feérico

Curso Elementos de Abundancia – Un curso inspirado por los elementales y seres de luz

Haz de la Lectura de Cartas Angelicales una profesión

Aprende a leer el Tarot Angelical profesionalmente

El cuento de El Hada de San Juan

Envía tu comentario aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .